18.7 C
Marbella
martes, mayo 28, 2024
- Advertisement -spot_img

La Pollinica sella 50 años de devoción con una histórica salida procesional extraordinaria

Must read

Con la alegría de ver a Nuestro Padre Jesús de la Misericordia por las calles de Marbella y la melancolía de poner fin a un año de celebración, la Cofradía de la Pollinica ha procesionado esta noche de forma extraordinaria sellando 50 años de devoción con una salida procesional extraordinaria que forma ya parte de la historia, no sólo de la hermandad, sino de la historia de la ciudad.

En una estampa poco habitual, a las 20:30 horas se abrían las puertas de la parroquia Nuestra Señora de la Encarnación para ver salir a la Pollinica, que esta noche dejó atrás el recogimiento de la Capilla de San Juan de Dios para lucirse con majestuosidad en su salida por las puertas de la mítica iglesia marbellí hacia la plaza de la Iglesia, donde vecinos y visitantes aguardaban para vivir este momento histórico.

Previamente a su salida, en el lateral de su capilla, se ha descubierto una placa conmemorativa por este 50 aniversario a la que han asistido la alcaldesa de la ciudad, Ángeles Muñoz, junto con el Hermano Mayor de la Cofradía, Daniel Zarzuela, además de estar presente otros miembros de la Corporación y de la Junta Directiva de la Cofradía.

Toque y al brazo, Nuestro Padre Jesús de la Misericordia se abría camino mecido por el fervor y devoción de sus hombres de trono, que tras días de ensayos para habituarse al trono del Cristo de la Exaltación, elegido para procesionar esta memorable noche por las calles de Marbella, han podido disfrutar de una jornada inigualable junto a su Sagrado Titular, algo que muchos de ellos han sentido por primera vez por ser hombres de trono de la Virgen de la Paz y Esperanza.

Una procesión plagada de cambios con respecto a su salida ordinaria, además de su lugar de salida y del trono, la Pollinica llevaba los faroles del Nazareno, tenía cambio de recorrido, estrenaba guión –uno de los últimos trabajos del maestro cofrade Eloy Téllez, quien falleció en verano del pasado año- y contaba con un acompañamiento musical a la altura de tan inigualable cita, la Agrupación Musical Pasión de Linares.

Aunque también hubo espacio para las tradiciones y es que, de sobra es conocido el vínculo que une a la Cofradía con los niños del colegio Bocanegra, que no faltaron, como cada Semana Santa, al encuentro con Nuestro Padre Jesús de la Misericordia para cantarle durante su paso por la puerta del centro. Tras este, otro momento emotivo, la petalada en calle Trinidad desde los balcones del colegio mientras sonaba ‘Volver a la vida’ para entrar de lleno en la plaza del Santo Sepulcro donde esperaba el Cristo Yacente y María Santísima del Mayor Dolor para su encuentro.

Tras subir por calle Salinas, el amplio cortejo, en torno a las 200 personas y que contaba con representación de todas las Hermandades de Marbella y, como en su salida ordinaria, del Colegio de Abogados de Málaga, comenzaba la bajada hacia Ramón y Cajal por las calles Arte, Puente Málaga, Nabeul, Marqués de Nájera, Tetuán y Enrique del Castillo, con medidas marchas procesionales que retumbaban en cada esquina con el espectacular sonido de Pasión de Linares que iba marcando el paso mientras la Pollinicia volvía a adentrarse en el casco histórico de la ciudad, subiendo por Huerta Chica y dejando tras de sí momentos para el recuerdo.

Sin duda, una de las estampas de la noche ha sido el paso del trono por la alfombra de sal que el Grupo Joven de la Hermandad del Calvario había preparado a la Pollinica a su paso por calle Chorrón mientras sonaba ‘Entrando en Jerusalén’. Y de ahí, hasta la calle Portada, donde la estrechez de su curva de entrada ha necesitado de una maniobra precisa en la que los varales casi rozaban con las viviendas provocando el correspondiente sobrecogimiento de los presentes en el que es uno de los rincones de mayor expectación de la Semana Santa de Marbella.

Comenzaba el regreso a la Encarnación, el cortejo enfilaba de nuevo por Arte para girar por Salinas y adentrarse por Trinidad hasta la plaza de la Iglesia, donde La Pollinica se ha despedido de sus fieles siendo mecida antes de recogerse y de poner fin a la conmemoración de un año plagado de actividades.

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Latest article