23.7 C
Marbella
jueves, julio 18, 2024
- Advertisement -spot_img

«Sabremos querer y tener presentes a nuestros titulares sin tenerlos en la calle ni poder verlos, pero de eso trata la fe»

Must read

Es primavera y todos los cofrades comenzamos a soñar. Esperamos con nervios los primeros balcones adornados con palmas de olivo, las calles engalanadas con banderolas, que comience el montaje de tribuna, que se note que la carpa de la plaza de la Ermita del Calvario se está preparando, el traslado en viacrucis hacia su capilla del Santísimo Cristo de la Exaltación, María Santísima del Calvario y San Juan Evangelista y que por fin llegue el deseado Domingo de Ramos.

Pero, como decía… soñábamos en grande y este año el sueño nos ha venido largo.

¿Quién nos iba a decir que todo esto iba a pasar? De un día para otro todo se trunca y se vuelve turbio, se comienza a especular sobre qué pasará con la Semana Santa, en la calle se escucha lo peor, pero los cofrades seguimos sin querer asimilarlo. Pasan los días e inevitablemente llega el momento de tomar la decisión menos deseada y más necesaria a la vez, tendremos que seguir soñando porque este año la salud flaquea.

Esta Semana Santa es distinta, pero no por ello tiene por qué dejar de ser especial. Un año más ha llegado el ansioso JUEVES SANTO y el Calvario está presente en la mente de todos. Recordamos el cosquilleo que entra en el estómago cuando subes la cuesta hacia la capilla y sabes que en lo alto del parque te esperan preparados en sus tronos, el olor a incienso que ya se camufla entre la multitud, las 18:00h de la tarde están a punto de marcar. Se escuchan los primeros toques de campana y el Cristo de la Exaltación comienza a andar. Los nazarenos de la Virgen ya desfilan preparados para guiar a su Madre.

Aparecen recuerdos de la magnífica Salida Procesional del año anterior donde todos disfrutábamos con el estreno del manto de la Virgen o el nuevo grupo escultórico del Cristo. Con nostalgia sabemos que tendremos que esperar un año más para estrenar las medallas con el nuevo escudo.

Todo es melancolía y añoranza a algo que esta vez no será. Pero, por qué no tener presente la parte positiva. Este año seguramente será uno de los que mejor nos comportemos como cofrades y cristianos. Sabremos querer y tener presentes a nuestros titulares sin tenerlos en la calle ni poder verlos, pero de eso trata la fe. Quizás rezaremos más que nunca para pedir por los nuestros y por los que en estos momentos lo necesitan y daremos las gracias constantes por todo lo bueno que hemos vivido y que nos queda por disfrutar. Comprobaremos que ellos siempre están ahí y desearemos que esto acabe pronto para volver a la normalidad y visitarlos, ya que nuestro amor hacia ellos no solo se debe demostrar unos días, sino durante todo el año. Recemos para que el 2021 venga cargado de salud y juntos disfrutemos de cada día.

Desde la Junta de Gobierno de la Cofradía del Calvario os animamos a que no perdamos la esperanza y soñemos con lo bueno que está por venir. Que nuestros Sagrados Titulares nos acompañen y guíen siempre y nos ayuden a salir de esto haciendo Hermandad, pero esta vez no sólo entre cofrades y hermanos, sino entre personas.

¡VIVA EL CRISTO DE LA EXALTACIÓN! ¡VIVA LA VIRGEN DEL CALVARIO! ¡VIVA SAN JUAN EVANGELISTA!

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Latest article